9 abr. 2010

Juez Español es enjuiciado por investigar crimenes de Franco

Por Agencias

El enjuiciamiento del magistrado español Baltasar Garzón, por un presunto delito de prevaricación cometido supuestamente al investigar los crímenes del franquismo (1939-1975), ha generado una serie de manifestaciones de solidaridad y de apoyo a su labor.
El magistrado del Tribunal Supremo español Luciano Varela notificó la víspera un auto en el que anuncia que abrirá juicio oral a Garzón por haberse declarado competente para investigar los crímenes y desapariciones durante la Guerra Civil (1936-1939) y la posterior dictadura del general Francisco Franco.
La Ley española que rige la judicatura prevé apartar de sus funciones a los jueces "cuando se hubiere declarado haber lugar a proceder contra ellos por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones", como la prevaricación.
Según fuentes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la suspensión cautelar de Garzón en su trabajo judicial será decidida el próximo día 22.
El respaldo a Garzón, que en 1998 procesó al dictador chileno Augusto Pinochet y ha dirigido otras investigaciones internacionales, ha sido expresado por el gobernante Partido Socialista (PSOE) o por miembros de los opositores Partido Popular (PP) e Izquierda Unida (IU), e incluso por ciudadanos anónimos, que en las redes sociales de Internet apoyan al juez con firmas y convocatorias de actos de solidaridad.
Los hechos por los que Garzón está encausado se remontan a 2008, cuando se declaró competente para juzgar las desapariciones ocurridas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista, para lo que ordenó la apertura de algunas fosas donde se sospecha que pueden haber sido enterradas personas desaparecidas en esa época.
El diputado de IU Gaspar Llamazares afirmó hoy que quien se sentará en el banquillo no es Garzón, sino "España y la democracia española", y añadió que lo que está ocurriendo es que en España "los nostálgicos y los verdugos se convierten en justicieros y los jueces y las víctimas en culpables".
En el País Vasco, el secretario general del PP, Iñaki Oyarzabal, dijo que tiene mucho "respeto" por el magistrado, de quien añadió que "ha prestado un servicio excepcional a la democracia en España y me parece lamentable que se tenga que sentar en el banquillo acusado por la Falange; no tiene ni pies ni cabeza".
Muchas reacciones se centran en el hecho de que la causa por la que Garzón afronte un juicio se iniciara a raíz de las querellas presentadas por las organizaciones de ultraderecha Manos Limpias y Falange Española de las JONS.
Desde el PSOE, la secretaria de Organización, Leire Pajín, afirmó que le produce "indignación y repugnancia" que cuestionen la labor del juez quienes hace unos años pedían para él el premio Nobel de la Paz "porque estaba investigando al adversario".
La sede de la Audiencia Nacional fue escenario esta noche de una concentración en la que, al igual que la víspera, varias decenas de personas portaban pancartas con lemas como "España al revés: corruptos y fascistas juzgan al juez" o "Justicia de verdad".

1 comentario:

Anónimo dijo...

Poste très instructif. # Merci d'hôte de prendre le temps de partager votre point de vue avec nous.